[Compartimos nota periodistica de Noticiero Chalateco https://www.facebook.com/NoticieroChalateco ]

Cuando Julio César Menéndez tenía nueve años de edad perdió abruptamente a su padre. Era 1984 y la guerra civil se desarrollaba plenamente en El Salvador, alcanzando a la familia de César, que entonces residía en el cantón El Portezuelo, del municipio de Santa Ana.
Un día su padre fue capturado y desaparecido por los denominados escuadrones de la muerte.
Con su madre, Julia Esperanza Menéndez Ramos, y sus hermanos, Julio se escondió para salvar su vida y luego tuvo que huir, quedando él bajo el cuidado de una madrina.
Un año después, cuando Julio César tenía 10 años, ingresó a la guerrilla, integrando las filas de la Resistencia Nacional. El joven logró sobrevivir a la guerra, pero quedó con una lesión en una de sus piernas.
Después de firmados los Acuerdos de Paz, Julio visitó su lugar de origen con la esperanza de poder encontrar a su familia, que había perdido hacía años.
Sin embargo, al llegar a El Portezuelo, en Santa Ana, nadie de los residentes le brindó información sobre el paradero de sus seres queridos.
En octubre de 2016 comentó su situación en la oficina del Fondo de Protección de Lisiados y Discapacitados, en la cabecera departamental de Chalatenango, y su caso fue remitido a la Comisión Nacional de Búsqueda.
Esta institución rastreó documentación en alcaldías, en el Registro Naciona
l de Personas Naturales e hizo entrevistas para localizar a la madre de Julio César.

Un equipo de antropólogos forenses de Argentina les realizó una prueba genética que mostró, en enero de 2017, el vínculo familiar. El reencuentro se realizó en Reubicación 1, Chalatenango.
reencuentro